Belleza en Piedras Naturales

octubre 19, 2017

El abanico de opciones en cuanto a piedras naturales para decorar es amplio. Cada tipo ofrece características específicas que resulta conveniente conocer antes de determinar la elegida para utilizar en cada espacio. Aspectos como: color, textura, grado de porosidad e impermeabilidad entre otros, son variantes claves al determinar cuál será ese elemento que revestirá las estancias ofreciéndoles elegancia y un estilo propio.

Pizarra

Pura Versatilidad
La piedra pizarra es ideal en la decoración, por lo general, se presenta en color negro azulado o negro grisáceo, aunque también existen variedades en tonos como el vino tinto y verde, que no son tan comunes.
La pizarra de Brasil se caracteriza por tener una superficie lisa y regular. Sin embargo, se puede presentar con algunas pequeñas escamas. En su procesamiento las baldosas son separadas de las planchas en láminas y esto hace de la pizarra una piedra económica y con características muy particulares. Posee además, una excelente resistencia, bajo mantenimiento y gran versatilidad en su uso para pisos y paredes.

Travertinos

DESDE ROMA A LA ACTUALIDAD
Quienes quieran decorar con piedras naturales también deben tener en cuenta los travertinos, una roca usada en la construcción y el diseño desde los tiempos de la Antigua Roma.
Algunos de los más famosos monumentos de este imperio fueron construidos con este material.
En la actualidad, se usa en muchos lugares públicos, como centros comerciales, en oficinas y casas residenciales. Por lo general, se usa travertinos como pavimento o revestimiento interior y es un material muy empleado en el diseño de baños.
Según el corte y acabado que se elija, se puede conseguir distintos efectos decorativos con los travertinos, cuya opción clásica puede tener un acabado natural, pulido o mate en color beige claro.

Mármol

SINÓNIMO DE ELEGANCIA
Otra piedra muy empleada para decorar interiores es el mármol. Su carácter traslúcido y el brillo que obtiene tras un proceso de pulido natural, le dan una belleza singular.
Además, ofrece una amplia gama de colores en los que puede presentarse como: blanco, marrón, rojo, verde, negro, gris, amarillo o azul.
Incluso, pueden aparecer mezclados en diferentes diseños: uniformes, con salpicaduras, con líneas o con formas irregulares. Esto permite que pueda adaptarse muy bien a cualquier tipo de decoración. El mármol es conocido como un sinónimo de elegancia.

Coralina

UN TOQUE NATURAL Y DISTINGUIDO
Otra opción es la piedra coralina, la cual otorga una apariencia natural muy agradable. Es duradera y cuenta con una apariencia rústica. Su uso es múltiple: puede emplearse para revestir exteriores, en paredes, pisos, en bordes de piscinas o terrazas, para detalles o para enchapes en áreas internas en edificaciones. Para cada caso, es conveniente asesorarse acerca del tipo de coralina ideal a utilizar.

Esta roca, compuesta por fósiles de especies marinas y minerales, es la que caracteriza a las grandes mansiones del estado de Florida, en Estados Unidos, como las situadas en Coral Gables, Coconut Grove o West Palm Beach. Además de los numerosos usos que se le puede dar y del toque sobrio y natural que aporta a los ambientes, la piedra coralina
tiene otras ventajas: una de ellas es que repele el calor más que ninguna otra; también es fácil de combinar y si se cuida adecuadamente su mantenimiento y limpieza son sencillos.
Según su clasificación puede ser de tres tipos: porosa (la más común en el mercado y la más versátil), semi-porosa y compacta.